La presente web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar

PRLATAM habla con disidentes cubanos tras últimas liberaciones
redacción prnoticias

7524/03/2011  Félix Navarro y José Daniel Ferrer fueron liberados hace unas horas por el régimen de La Habana. Eran los dos últimos miembros del Grupo de los 75 que aún permanecían tras las rejas. prlatam ha querido compartir con sus compañeros desterrados en España las sensaciones que les produce el acontecimiento.

 

ROSARIO GARCÍA CRESPO.- Un sorprendido Héctor Raúl Valle descuelga su teléfono para contarnos con alegría que somos nosotros los que acabamos de darle la noticia. ‘No tenía ni idea de que habían sido liberados porque no tengo internet y no he podido leer nada’, nos dice para rápidamente recomponerse y agradecer a Guillermo Fariñas, Orlando Zapata, las Damas de Blanco y la prensa internacional, ‘que han hecho una labor muy buena de apoyo a nosotros y nuestras familias’ y agregar: ‘no descansaremos hasta ver liberados a todos los otros presos políticos’. Jorge Luis González Tanquero también asegura sentirse ‘muy contento porque ya se acabó esa agonía de mis hermanos de causa y la de todas sus familias’ y marca como siguiente paso en la lucha conseguir la ‘libertad para todos los presos políticos y para nuestra Cuba’.

 

Julio César Gálvez opina que ‘se acaba de cumplir una etapa en la lucha por la democracia y la libertad en Cuba. La excarcelación de los dos últimos presos es una victoria política sobre el régimen totalitario cubano, pero no debemos llevarnos a engaño porque esto no significa un cambio en el sistema político en Cuba, ya que el régimen de La Habana está encarcelando a otros pacifistas y en las cárceles todavía hay más de 150 presos políticos’. ‘No podemos decir que la lucha ha terminado’, sentencia. Léster González Pentón considera ‘positiva’ la liberación, pero advierte que ‘no podemos creer los gestos del gobierno cubano’ porque lo que busca es que la comunidad internacional ‘levante la Posición Común’. Leonel Grave de Peralta afirma que es tiempo de movilizar a la gente porque ‘si no, no hay cambios’. ‘Primero –expone-que los cubanos firmen el Proyecto Varela y después que exijan su derecho a obtener un plebiscito’.

 

Alejandro González Raga, en España desde 2008, manifiesta que la liberación tendría que ‘haberse hecho hace rato’ porque ‘los presos no tenían que haber ido nunca a prisión al no haber cometido ningún delito’. ‘Lo que han hecho ahora –añade- es un ejercicio de justicia. Lo que toca es pedir perdón, porque somos personas inocentes que nunca debieron estar en la cárcel, y dejarnos volver a la isla. A mí nunca se me dio la posibilidad de quedarme y creo que en breve solicitaré mi permiso para regresar a Cuba con mi familia’. Ricardo González muestra admiración por Navarro y Ferrer ‘por decidir quedarse en la isla y luchar desde dentro por la libertad de nuestro país’ y subraya que ‘no hay cambios en Cuba hasta que no cambie la legislación’, por lo que ‘la lucha debe proseguir mientras exista esta legislación’.

 

José Luis García Paneque recuerda que los excarcelados que permanecen en el país caribeño ‘no están liberados; fueron excarcelados bajo licencia extrapenal lo que les impide volver a la vida pública sin peligro de regresar a prisión’ y califica a Félix Navarro y José Daniel Ferrer de ‘hombres de valor y seguros de su posición política’ que no cambiarán su discurso ‘a pesar del riesgo dentro de Cuba’. Paneque insiste en que ‘las excarcelaciones no significan apertura alguna, aunque esa sea la visión de algunos políticos en Europa’ porque ‘la represión sigue contra la oposición y contra el creciente movimiento de jóvenes blogueros’. ‘El régimen –asegura- no está dispuesto a ceder espacio alguno, sólo se están adaptando a las circunstancias del momento como lo han hecho en otras ocasiones en las que han pasado por situaciones similares de crisis’. García Paneque cree que es ‘el momento de seguir presionando al régimen para que se produzcan cambios realmente tangibles’. ‘Estamos en una etapa de definiciones y tenemos que aprovecharla porque somos conocidos y hemos logrado apoyo institucional’, dice, aunque es consciente de que ‘será una batalla dura’.

 

‘Cuando llegué a España lo primero que dije a la prensa fue que no tenía nada que celebrar mientras uno solo de mis hermanos de causa estuviera tras las rejas. Ahora que todos estamos fuera de los barrotes me siento muy feliz’, recuerda Pablo Pacheco, quien asegura que con la liberación el gobierno ha reconocido ‘que somos inocentes y que cometieron un error al llevar a prisión a 75 disidentes pacíficos’ cuyas ‘únicas armas’ son ‘nuestras ideas; ideas de libertad y de que un mundo mejor es posible y necesario, principalmente para los cubanos, pues merecemos otra oportunidad después de 52 años de dictadura’.

 

La presidenta de la Federación Española de Asociaciones Cubanas, Elena Larrinaga, admite tener sentimientos encontrados. ‘Siento alegría porque estén todos en la calle, que es su sitio, y tristeza por todos los que han tenido que salir de Cuba y porque no hayan sido liberados sin condiciones, que es su derecho’, indica y añade que la situación actual ‘no nos parece suficiente,’ ya que ‘estuvieron injustamente encarcelados y tienen que ser liberados incondicionalmente. Tienen el derecho a vivir en Cuba con sus familias sin estar desterrados, así que seguiremos luchando para que Cuba entre en un régimen democrático pleno’.

 

Con la salida de Navarro y Ferrer concluye el proceso de excarcelaciones de los 52 opositores detenidos durante la Primavera Negra de 2003 que todavía quedaban presos. Finalmente llegó el día que hace unos meses era impensable. Pero el trabajo de los disidentes no ha acabado; la alegría que sienten los opositores por la salida de los compañeros no empaña la realidad: todavía queda mucho por hacer para restablecer la democracia en la isla.

 

Seguiremos informando...