La presente web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar

Una solución sin pasar por cirugía convencial   
Un muelle para el corazón
redacción prnoticias 21/05/08 12:46

stent_ok.jpgLa cirugía convencional ya no es la única vía para intervenir a los Pacientes. Operar a corazón abierto no es broma y evitar sufrimientos a los enfermos, derecho de estos y obligación de los médicos. Si a mismas condiciones, una opción es menos traumática que la otra ¿por qué dudar? 'Abrir en canal' sólo por tradición o por falta de innovación no es justo para quién se tiene que acostar en la mesa de operaciones.



La técnica mínimamente invasiva tiene que ser presente y no futuro en los hospitales españoles y del mundo. Para el corazón, lo último llega de la mano de un stent con liberación de medicamento que desobstruya las arterias desde el primer momento y que las posibilidades de restenosis sean cada vez menores.

Cuando decimos que un Paciente tiene Afección Cardíaco-Coronaria habitualmente está provocada por ateroesclerosis, la cuál, a su vez, es el resultado de depósitos de grasa (colesterol) en las paredes interiores de las arterias coronarias. Esta acumulación causa el estrechamiento de los vasos y se reduce la circulación de la sangre y, por tanto, el transporte de oxígeno hasta el corazón. En caso de que una arteria se quede totalmente colapsada, produce lo que se conoce como infarto de miocardio, es decir, un ataque al corazón.


stent_grande.jpg


La misión del stent es abrir esas vías de transporte, la del medicamento limpiarlas. Pero aproximadamente entre el 15 y el 30 por ciento de los Pacientes que han sido tratados vuelven a sufrir una obstrucción o estrechamiento de las arterias a causa del crecimiento del tejido vascular dentro de la arteria o en la pared del stent. Esto se conoce como restenosis y, además de que suele ser dolorosa para el Paciente, requiere un tratamiento adicional, ya sea un injerto de bypass o una nueva intervención.


Con el nuevo stent con liberación de medicamento, la cuota de distribución ha sido evaluada de tal forma que además de la cura a corto plazo también se produce una prevención, a medio y largo plazo, de los factores que favorecen la aparición de una restenosis, para evitar una nueva cirugía.


Ingresos la noche de antes; anestesia general; cicatrices innecesarias; horas, días, incluso semanas, de recuperación, además de dinero invertido en algo que tiene fecha de caducidad y que no promete la solución definitiva. Llegar la misma mañana, anestesia local, sin cicatrices, sólo horas de recuperación (y no siempre es necesario), además de un dinero bien invertido en I+D+i en algo que, de momento, no tiene fecha de caducidad y que se acerca a la solución definitiva... ¿seguimos dudando?


Seguiremos Informando...