La presente web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar

ROBERTO DURÁN   
La importancia de la Atención en la conducción
redacción prnoticias 14/07/09 07:41
roberto_duranroberto_duran.jpg

La Atención juega un papel primordial cuando analizamos la tarea de conducir, su importancia está ampliamente reconocida en numerosas investigaciones y es un elemento de seguridad en el tráfico.

 

La atención cumple tres funciones fundamentales en el procesamiento humano de la información: En primer lugar mediante la atención, nuestra actividad mental se orienta hacia estímulos concretos que tienen relevancia, en segundo lugar detectamos estímulos potencialmente relevantes y que están en el entorno vial y en tercer lugar nos mantenemos en alerta a la espera de posibles sucesos. Está claro que cualquiera de estas funciones es fundamental para conducir un vehículo con seguridad.

 

La conducción es una conducta muy compleja y la atención juega en ella un papel fundamental de control y supervisión. Durante la tarea de conducción desarrollamos una serie de conductas automáticas que no requieren un control atencional alto, el automatismo nos permite poder llevar a cabo otro tipo de tareas también importantes como por ejemplo: la anticipación. Existen diferencias individuales entre conductores nóveles y experimentados en el repertorio de conductas automatizadas que presentan y la mayor habilidad del conductor experto para poder anticipar situaciones de peligro. En cada caso el tipo de atención requerida para mantener una conducta segura, es distinto, en los conductores poco experimentados la atención está muy focalizada en los mecanismos de control del vehículo y en los expertos la atención puede estar dividida en distintas tareas.

 

La falta de atención o distracción puede estar producida por una inadecuada selección de estímulos externos o internos y por lo tanto una respuesta desajustada por el conductor. Las conocemos como conductas interferentes (manipular la radio, encender un cigarrillo, utilizar el móvil, etc.) que explican un buen número de accidentes de tráfico. Finalmente el consumo de alcohol tiene un efecto sobre el sistema nervioso central que provoca, en otros, un aumento del tiempo de reacción, una afectación al juicio, al razonamiento y a la atención.

 

D. Roberto Durán Romero

Vocal del área de Psicología del Tráfico y de la Seguridad del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid)

 

OTROS ARTÍCULOS

 

Roberto Durán:

 

Vicente Prieto:

- Los trastornos de la personalidad

- Trastornos del sueño y conducción de vehículos

- Trastornos del estado de ánimo: la depresión

- Las drogas y su efecto en la conducción